miércoles, 8 de julio de 2009

Teclado Vintage: El Vox Continental


Siempre digo que para leer este blog hay que ponerse en la piel de un teclista de los años 60 o 70, un músico que es el responsable de la mayoría del peso que tiene que transportar un grupo, un músico que el hecho de permanecer detrás de esas pesadas torres con teclas le hace que la mayoría de las veces sea un músico invisible en el escenario, cosa que también ha hecho que el teclista haya sido desplazado de la imagen del grupo (como le pasó por ejemplo a Ian Stewart en The Rolling Stones).

La industria musical siempre va por delante de los músicos para ofrecer lo que ellos andan buscando. El teclista buscaba un instrumento fácil de transportar, que pudiera sonar sin la necesidad de conectarlo necesariamente a amplificadores, que pesara poco y con las máximas prestaciones posibles.

Pues bueno, la primera alternativa al infernal peso del órgano Hammond la ofreció la conocida marca Vox, un órgano fácil de transportar, con un peso considerablemente menor que un Hammond B-3 y con bastantes prestaciones considerando su "reducido" tamaño: Señores, presento al Vox Continental.

Éste órgano fue un prodigio tecnológico a finales de los 60, aligerando su peso sobre todo por la ausencia de circuitería de válvulas y barras de sonido para ser sustituído por unas piezas prácticamente desconocidas para la época: Los transistores. Si, esos transistores que hacen que los amplificadores a válvulas sean tan auténticos fueron los que salvaron de muchas hernias a los teclistas.

Lo primero que vemos en este teclado en cuestión es su diseño: Frente al clásico diseño de órgano Hammond, con exquisitos (y pesados) acabados en madera Vox ofrece un teclado con colores llamativos, con los colores de las teclas invertidos y con un diseño bastante innovador, sobre todo por los acabados de los herrajes, unas bonitas "Z" laterales que hacen la función de soporte del teclado.

Si nos acercamos un poquito más vemos el cuadro de operaciones: Las teclas (por supuesto no sensibles) ofrecen un tacto que hace de la experiencia similar a la de tocar un Hammond. A la derecha un reducido juego de drawbars para poder sintetizar nuestro propio sonido, lo cual hace que se asemeje más a un órgano y unos controladores de un simulado Leslie, lo que ahorraba el peso del pesado amplificador.

El montaje y el transporte son de lo más sencillo: Basta con coger las "Z" laterales y encajarlas en el teclado, un pedal de expresión (volumen) y una salida de jag (mono) directa hacia mesa de mezcla. Después de todo lo descrito podemos hablar de un instrumento revolucionario en el mundo de la música.

Con el tiempo, y debido al éxito del Continental, la marca Vox sacó otros órganos como el Jaguar, que tuvo menos éxito, y el Vox Supercontinental, que era como su hermano pequeño pero con dos teclados, cada uno con su juego de drawbars, lo que lo hacía un teclado más práctico (y considerablemente más pesado).

Un número considerable de artistas han portado este instrumento, sobre todo en giras, debido a su ligero peso y la ausencia de amplificador.

Un grupo de detractores se negó a llevar el Continental debido a su sonido "chillón" (según ellos los transistores emitían sólo "pitidos" que en nada se parecía a un órgano tonewheel) y que la reducción de peso no era motivo suficiente para dejar de usar un Hammond.

Los artistas que más se conocen por haber llevado este instrumento son Ray Manzarek (The Doors), Alan Price (The Animals) o John Lennon en la famosa "I´m down".

Próximo teclado: Synclavier, poco hay pero estoy encontrando!!

2 comentarios:

Isabel Dorado dijo...

Actualmente no toco nada, estoy apunto de aprender a tocar violín. Pero mi sueño es poner mis manos sobre el vox continental y tocar las legendarias canciones de "The Doors" "Pink Floyd" algunas de"The Beatles" y "The Animals". No se como ni donde conseguirlo en buen estado y con teclas de madera y no se plástico :/

Anónimo dijo...

Tengo 15 años, y mi abuelo me ha dado su teclado y si, es un vox continental y me encanta :D